Tel: (511) 637-8902 / (511) 637-8903

La Teoria de la Interpretación de Giovanni Tarello.

El Profesor Nicola Muffato, investigador en filosofía del derecho en la Universidad de Trieste, nos ha enviado un pequeño texto que trata a grandes rasgos la teoría interpretativa de Giovanni Tarello, a propósito de la próxima publicación en español de su famoso libro ”La Interpretación de las Ley” (L’interpretazione della legge”, 1980por parte de Palestra Editores.
Sobre la relevancia de la teoría de la interpretación de Giovanni Tarello
Giovanni Tarello (1934-1987) fue un destacado jurista, filósofo, teórico, sociólogo e historiador del derecho. Contribuyó con aportes originales a los estudios de muchos temas que van desde el problema de la pobreza franciscana antes de Guillerme de Ockham hasta la disciplina constitucional del derecho de propiedad en Italia. El tema central de su investigación, sin embargo, siempre fue la influencia de la ideología(entendida como cultura y como superestructura social oculta que condiciona las acciones humanas) o mejor dicho, de las ideologías, sobre las actividades de los juristas. En efecto, tanto en sus trabajos históricos-sociológicos como en sus ensayos teóricos, Tarello se ha ocupado constantemente del tema de la creación del derecho por parte no sólo del legislador y de los jueces (como sostenían los iusrealistas estadounidenses), sino también de la doctrina o dogmática jurídica. La negación de esta tesis es, en opinión de Tarello, ideológica (en el sentido negativo anteriormente mencionado).

Para nuestro autor, los juristas prácticos (en primer lugar los jueces) y teóricos siempre produjeron derecho: incluso desde la codificación, con un pasaje de la interpretatio de los prudentes romanos y de los doctores de la edad media a la interpretación de las leyes y del los códigos. En particular, en la Italia republicana entre los 50’ y 90’ (pero lo mismo valdría decir para la actual), los jueces tuvieron que ejercer un rol de suplentes frente a la inercia del legislador frente a la exigencia de reformas. Tarello sostiene que este fenómeno se puede explicar no sólo en términos histórico-sociológicos y sociopolíticos, sino también teóricos, que radican en una concepción escéptica de la interpretación jurídica retomada de autores como Oliver W. Holmes, Karl Llewellyn y Alf Ross. Tarello reafirma, articula y profundiza las vertientes fundamentales de esta postura mediante el método del análisis lingüístico y conceptual importado en Italia por su amigo y maestro Norberto Bobbio.

Tarello es un positivista metodológico (como Bobbio): el estudio del derecho tiene que ser llevado a cabo de manera wertfrei (neutral), sin contaminaciones valorativas. Como iusrealista (fundador, muy a pesar suyo, de la así llamada “escuela de Génova”), Tarello considera el derecho como un hecho social, no como una norma o un conjunto de normas (normativismo). Un acercamiento avalorativo y realista impone la elaboración de una meta-jurisprudencia descriptiva del hecho que los juristas utilizaron y siguen utilizando un arsenal de técnicas y argumentos interpretativos distintos (Desarrolladosy analizados en el ensayo del 1980 “L’interpretazione della legge”) que permiten siempre alcanzar una serie de interpretaciones-resultado incompatibles. La tesis fundamental de la teoría de la interpretación de Tarello consiste entonces en esto: el legislador crea disposiciones, pero son los jueces quienes tienen la última palabra y el poder de crear normas mediante la interpretación. El legislador produce disposiciones, es decir enunciados sintácticamente idóneos para transmitir contenidos semánticos, pero es la interpretación-actividad, es decir la atribución de sentido a estos enunciados, lo que realmente cuenta a la hora de identificar el derecho aplicable, las normas generales y abstractas. Y la interpretación es inevitablemente condicionada por las preferencias ético-políticas de los intérpretes.
Esta tesis escéptica radical – normalmente tomada como referencia en la literatura filosófico-jurídica italiana y de habla castellana sobre el escepticismo interpretativo – fue suavizada por Riccardo Guastini, discípulo de Tarello, quien la combinó con la tesis kelseniana del marco (Rahme) interpretativo: el legislador produce enunciados que llevan aparejado cado uno su marco de interpretaciones posibles; el juez actúa conforme a derecho cuando elige discrecionalmente un sentido “contenido” en el marco, mientras que crea nuevo derecho cuando se sale del marco (ejercerá legítimamente su poder creador cuando encuentre lagunas normativas en el sistema normativo generado a partir del marco de interpretaciones de las disposiciones). De todos modos, la originalidad de Tarello en tema de interpretación de la ley consistió también en poner el acento sobre las formas en que la cultura jurídica de cierto país (particularmente los del área de civil law), a través de las construcciones dogmáticas y doctrinales de principios y normas implícitas, produce efectos en la justificación externa de la premisa normativa del silogismo judicial.

A la luz de la sumaria presentación que acabo de esbozar, la relevancia de la teoría de la interpretación de Tarello debería resultar clara. La rigurosa aplicación del análisis del lenguaje jurídico (del legislador y de los juristas) en combinación con una perspectiva histórica y sociológica hicieron que la meta-jurisprudencia descriptiva tarelliana (y ahora “genovesa”) representara y represente un poderoso instrumento para investigar el fenómeno jurídico en sus varios aspectos.

Share this post



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *